Header image  
.buena salud y bienestar
 
line decor
  
line decor
 
 
 
 

 
 
alta presión sanguínea o hipertensión

La alta presión sanguínea o hipertensión es uno de los problemas más grandes de salud de los países desarrollados. Se estima que en Estados Unidos uno de cada tres adultos, o más de 50 millones de personas, padecen de alta presión. En el 90% de los casos la causa no es conocida. Desafortunadamente, los hipertensos tienen un riesgo más alto de desarrollar varias enfermedades crónicas. Tal vez el riesgo más importante de los hipertensos es de ser víctima de una apoplejía o accidente cerebrovascular (embolia o ataque cerebral), ya que su riesgo es tres veces superior al de una persona con presión normal. La apoplejía es la tercera causa de muerte en los Estados Unidos de acuerdo con las estadísticas del gobierno. Un ataque de apoplejía puede causar parálisis, daño cerebral o invalidez a largo plazo. Otras complicaciones de la hipertensión incluyen la insuficiencia cardíaca congestiva, ataques al corazón, aterosclerosis o endurecimiento de las arterias, aneurisma, fallas renales, enfermedades a la retina, ruptura de vasos sanguíneos y pérdida de memoria y abilidades mentales.

Debido a la seriedad de estos riesgos, las autoridades de la salud recientemente cambiaron la definición de lo que se considera una presión sanguínea "normal", la cual ahora se define como presión sistólica de menos de 120 mmHg (milímetros de mercurio) y la presión diastólica de menos de 80 mmHg. Una persona que tiene la presión entre 120-139 mmHg sobre 80-89 mmHg es ahora considerada como "pre-hipertensa". Y la presión de 140/90 mmHg o más es considerada como hipertensa.

Afortunadamente, ahora se sabe que ciertos cambios en el estilo de vida pueden ayudar a bajar la presión sanguínea. Una de las maneras más efectivas para reducir la presión es bajando de peso. Se ha encontrado que incluso una reducción de sólo 10 libras puede ser beneficiosa. Hacer ejercicio físico es otras de las maneras más efectivas de reducir la presión. En alguna de las personas (aproximadamente 60% de los hipertensos) la reducción de la sal en la dieta podría ser necesaria. También es importante que las personas hipertensas eviten completamente el alcohol, el café y fumar cigarrillos. Se ha encontrado que una dieta totalmente vegetariana incorporando los otros cambios de estilo de vida mencionados, puede ayudar a bajar la presión en sólo tres semanas. La dieta original de Dios, que incluye frutas, vegetales, granos integrales, legumbres, nueces y semillas, es la dieta ideal para prevenir la hipertensión, y lograr una reducción de la presión en aquellos que la tienen alta. Esta dieta es alta en fibra, vitaminas, minerales, antioxidantes y fitoquímicos que son esenciales para la salud del hombre y asegurarán el funcionamiento adecuado del cuerpo. Siguiendo el plan de Dios podremos encontrar una salud óptima.

 


  Inicio | Contáctenos | Quienes Somos
Copyright © 2007, Salud Para Hoy, Sitio diseñado por Maria Jose Ronquillo


 

enfermedades

peso


aguja