Header image  
.buena salud y bienestar
 
line decor
  
line decor
 
 
 
 

 
 
el cáncer

Las tazas de cáncer han estado aumentando de manera alarmante en las últimas décadas. Por ejemplo, en 1960 la taza de cáncer en el pecho entre las mujeres era de una mujer por cada 20 en los países occidentales. Hoy en día la cifra es una de cada siete mujeres desarrollará cáncer al pecho. La Organización Mundial de la Salud reportó en abril del 2003 que las tazas de cáncer aumentará en un 50% para el año 2020. El crecimiento más alarmente se verá en los países pobres, donde las poblaciones están adoptando el estilo de vida de los países desarrollados, incluyendo la dieta y la falta de ejercicio. Aparte de esto, está el alto porcentaje de fumadores en los países sub-desarrollados y en vías de desarrollo.

Entre los factores dietéticos que contribuyen al riesgo de contraer cáncer se encuentra el consumo de alimentos de origen animal como carne, queso, leche y huevos, los cuales aumentan el riesgo global de contraer cáncer 3.6 veces en comparación con los no consumidores. Varios estudios han encontrado que el consumo de carne aumenta las posibilidades de contraer cáncer al colon, pecho, glándulas linfáticas, próstata, ovarios, etc. La carne asada (a la parrilla) es especialmente peligrosa ya que contiene compuestos cancerígenos, como el benzopirene, que también se encuentra en el humo de los cigarrillos. De hecho, un kilo de carne asada contiene la cantidad de benzopirene equivalente a ¡600 cigarrillos! Además la carne contiene altos niveles de agentes tóxicos como pesticidas, hormonas y otras sustancias químicas que aumentan las posibilidades de contraer cáncer.

La otra razón por la cual la carne y los productos animales aumentan el riesgo de contraer cáncer es la alta cantidad de grasa en la dieta, especialmente grasa saturada, que se encuentra en estos productos. En estudios epidemiológicos han encontrado que el consumo de grasa está estrechamente relacionados con las tazas de cáncer en diferentes países.

El tomar alcohol aumenta el riesgo de varios tipos de cáncer, entre los cuales se encuentran el cáncer al esófago, boca, laringe e hígado. El consumir alcohol también aumenta el riesgo de cáncer al pecho en 60%. En total, se estima que la abstinencia total del alcohol podría prevenir un 11% de todas las muertes por cáncer.

Otros factores que pueden aumentar el riesgo de cáncer son el consumo de café (cáncer a la vejiga) y otros alimentos que contienen teobromina, como el chocolate, la exposición excesiva al sol y el exceso de azúcar en la dieta.

Afortunadamente, existen varias sustancias anticancerígenas en los alimentos naturales, las cuales pueden proteger al ser humano contra esta terrible enfermedad. Por ejemplo, se ha encontrado que una dieta con altas cantidades de antioxidantes provee protección contra el cáncer. Los antioxidantes son compuestos que neutralizan la acción de los radicales libres, los cuales son productos naturales del metabolismo humano, pero también son producidos por el contacto con toxinas y otras sustancias contaminantes. Entre los antioxidantes más destacados se encuentran las vitaminas A, C y E, que se encuentran en grandes cantidades en las frutas, verduras, nueces y semillas.

También en los últimos años se ha estado acumulando evidencia acerca de los fitoquímicos, los cuales son sustancias que se encuentran naturalmente sólo en las plantas. Las frutas y vegetales contienen cientos, hasta miles, de fitoquímicos, y se piensa que la mayoría de ellos no han sido ni siquiera descubiertos. Los fitoquímicos actúan como bloqueantes o agentes supresivos de células cancerígenas, y por lo tanto, disminuyen dramáticamente el riesgo de contraer cáncer. La mejor manera de obtener suficientes cantidades de fitoquímicos en la dieta es consumir una amplia variedad de frutas y verduras en su estado más natural.

El ejercicio parece ser otro factor que protege a los seres humanos contra el desarrollo del cáncer. Un estudio encontró que el caminar rápidamente por una o dos horas a la semana puede reducir el riesgo de cáncer al pecho en un 20%. El ejercicio no sólo ayuda a las personas a prevenir el cáncer, sino también puede ayudar a pacientes que han sobrevivido el cáncer a evitar una recaída de la enfermedad. Por lo tanto, para prevenir y evitar una recaída de cáncer, la Sociedad Americana del Cáncer recomienda mantener un peso ideal, consumir una dieta saludable, y hacer ejercicio regularmente.

 


  Inicio | Contáctenos | Quienes Somos
Copyright © 2007, Salud Para Hoy, Sitio diseñado por Maria Jose Ronquillo


 

enfermedades

peso


aguja